Una corona, o como la llamamos, una “Prince/Princess crown”, es una cubierta que se coloca sobre un diente que está débil o ha sido severamente dañado o roto. Esto protege el diente y la estructura restante. Las coronas permiten que se mastique y hable adecuadamente y ayuda a preparar el área para cuando crece el diente permanente.